Programas de facturación intuitivos

Usar programas de facturación que sean intuitivos es primordial para agilizar el trabajo administrativo y comercial de la empresa.

El problema radica en que el ser humano, a lo largo de su evolución, no ha encontrado hasta las generaciones presentes la necesidad y casi la obligatoriedad de trabajar con programas de gestión y similares.

Es verdad que hay algunos softwares ampliamente extendidos y que ya se han convertido en un entorno habitual, de uso diario y que en su evolución los cambios son fácilmente asumidos por el usuario.

Hablamos de sistemas operativos como Windows, iOS o Android, que forman parte de nuestra vida cotidiana.

¿Programas de facturación fáciles?

Es evidente que cuanto más extenso sea un programa de gestión y facturación más complejo se vuelve su uso. Evidentemente, a medida que pasa el tiempo, sus usuarios se acostumbran a sus particularidades y el trabajo repetido se hace ya por instinto. El inconveniente aparece cuando el software se vuelve obsoleto o ya no cubre nuestras necesidades y hay que cambiarlo.

Disposición similar de los botones en los programas de facturación para facilitar su aorendizaje
Hacer un programa intuitivo

Cuando cambiamos de automóvil, nos encontraremos siempre un volante, una palanca de cambios (salvo algunos automáticos) y dos o tres pedales en la misma disposición siempre (embrague, freno y acelerador o sólo los dos últimos, de nuevo en el caso de los automáticos). Esta estandarización hace que conduzcamos de forma intuitiva y podamos salir del concesionario con nuestro flamante coche sin problema.

Desafortunadamente, en el desarrollo de software no es así, y a pesar de que hay materias con respecto a la disposición de la información en pantalla y su uso (UX o user experience) cada programador dispone los diferentes elementos en la pantalla según su entender.

En Futuro Informática, a la hora de desarrollar los diferentes programas de facturación de la familia GestFuturo procuramos, entre otras cosas, que la disposición de los botones y menús que sean comunes a las diferentes pantallas del software se encuentren siempre en la misma ubicación y disposición.

Con ello conseguimos que el usuario, una vez haya aprendido a trabajar con una factura, por ejemplo, el realizar un presupuesto, dar de alta un albarán de compra o trabajar con una ficha de artículo le sea intuitivo y casi no deba pensar donde dirigir el ratón para realizar una acción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.